A muchos clientes les gusta saber cuál es el estado del trabajo que han solicitado o de dónde proviene el producto que van a adquirir. Tras su implantación en sectores tan dispares como el de la alimentación o el de la logística, ahora llega la trazabilidad a las reparaciones. ¿Quieres saber en qué consiste? Pues sigue leyendo este post.

Qué es la trazabilidad en la industria

Se habla de trazabilidad en la industria cuando el consumidor puede conocer todo acerca del producto que está adquiriendo. Es decir, quién lo ha diseñado, dónde, por qué sitios ha pasado y cómo ha sido el tratamiento hasta llegar a sus manos.

Ventajas de la trazabilidad en los recambios y reparaciones

En el negocio de los talleres mecánicos, toda esta información puede ofrecerse en dos sentidos. Por un lado, está la trazabilidad de los recambios para asegurar que lo que estás instalando en un vehículo corresponde con lo que les has presupuestado, marca, modelo o funcionalidad. Por el otro, dar la información sobre el estado de la reparación y el tiempo que queda para que puedan recoger su vehículo de las instalaciones. En ambos casos estarás obteniendo una serie de ventajas comunes:

– Ahorro de tiempo para tus empleados, que pueden destinar a labores propias de su puesto.

– Mejora de la transparencia y de la percepción que los clientes tienen de tus instalaciones.

– Mejora de la experiencia de usuario. Recuerda que un cliente satisfecho es la mejor publicidad que tu taller puede tener.

– Mejores relaciones con los proveedores al facilitarles toda la información acerca de los repuestos.

Como ves, ofrecer a tus clientes la trazabilidad en las reparaciones es una buena idea para mejorar su satisfacción y lograr que te recomienden entre su círculo más cercano. Si quieres aprovechar todas estas ventajas, no tienes más que hacerte con el software adecuado para ofrecer este servicio.