Hace aproximadamente un año que un importante servicio de atención técnica de relojería madrileño nos llamaba para explicarnos un problema (común en todos los SAT) y ver cómo podíamos ayudarles. Su necesidad era la reducción de la tasa de reparaciones abandonadas.

El problema

Los motivos por los que un cliente no pasa a recoger su artículo son múltiples y muy variados (impagos, olvidos, problemas con herencias, etc) y en estos casos la ley que se aplica es la del Real Decreto 58/1988 (29 de enero de 1988) sobre “Protección de los derechos del consumidor en el servicio de reparación de aparatos de uso doméstico”  dónde se indica en el punto 3.6

3.6 Todo usuario quedará obligado igualmente a satisfacer el pago correspondiente a los gastos de almacenamiento, a partir del plazo de un mes de la fecha en que debiera haber recogido el aparato.
El plazo empezará a contar desde que se comunique al interesado que el mismo está ya reparado y a su disposición, siempre y cuando esta circunstancia de cobro por almacenaje se encuentre claramente reflejada en una tabla expuesta al público, con indicación de dichos gastos.

Pero, si no pasa a buscar el artículo reparado, cómo vamos a cobrar el almacenamiento? Es muy probable que no cobremos ni la reparación ni el almacenamiento como le pasaba a nuestro cliente. Si nos fijamos en la Ley 7/1996 de Ordenación del comercio minorista artículo 12 punto 4 pone:

La acción o derecho de recuperación de los bienes entregados por el consumidor o usuario al comerciante para su reparación prescribirá a los tres años a partir del momento de la entrega. Reglamentariamente, se establecerán los datos que deberá hacer constar el comerciante en el momento en que se le entrega un objeto para su reparación y las formas en que podrá acreditarse la mencionada entrega.

Por lo tanto, una reparación que no se recoge en plazo, debemos almacenarla durante 3 años. Si realizas cientos de reparaciones al mes, es relativamente fácil sufrir problemas de espacio (recordemos que en el caso de nuestro cliente, son objetos de valor, que debe guardar de forma segura).

La solución

Una de los métodos más eficaces para evitar reparaciones abandonadas es el cobro por adelantado de un porcentaje del presupuesto. Con TidyAnt hemos implementado la posibilidad de cobrar un porcentaje del presupuesto por adelantado, así cuando un técnico trabaja sobre una reparación sabe que esa reparación no le provocará pérdidas. Además, el cliente (que ya ha pagado una parte) no estará dispuesto a perder tanto el artículo como el dinero ya adelantado, lo cual es bueno para ámbos.

Para este taller madrileño, esta característica de nuestro software ha hecho que el número de reparaciones abandonadas se reduciesen en un 80% durante el último año. Por consecuencia, están ahorrando en gestión y costes de almacenamiento.

Desde TidyAnt escuchamos y aplicamos soluciones efectivas a nuestros clientes, haciendo así una solución robusta y acorde a los problemas reales de los servicios de atención técnica.

Prueba nuestra solución de forma gratuita en https://tidyant.com/demo/ y verás los beneficios que una herramienta como la nuestra puede aportar a tu negocio:

– Posibilidad de activar o desactivar el pago anticipado
– Gestión del % del importe requerido
– Notificación de pago
– Generación de factura automática